Las botas tácticas poseen una serie de características que las hacen aptas para el desarrollo de actividades extremas, ofreciendo en todo momento seguridad y minimizando el riesgo de sufrir lesiones. 

 

Ahora bien, ¿sabes qué factores debes tener en cuenta para escoger el mejor calzado táctico? Lo cierto es que la calidad de estos accesorios no depende de un único requisito, sino que su eficacia reside en una combinación de todos ellos. 

 

Por eso, en Partenon te desvelamos los aspectos en los que deberías fijarte para acertar en tu elección.

 

¿Qué son y para qué sirven las botas tácticas?

 

Las botas tácticas, también conocidas como botas militares, son un tipo de calzado pensado para un uso específico, por lo que están especialmente diseñadas para profesionales de los cuerpos y fuerzas de seguridad, como pueden ser los policías, pero también para miembros del ámbito de la seguridad privada o incluso para servicios de emergencia. 

 

Así, destacan por su comodidad, resistencia y ligereza, ofreciendo unas características determinadas que las convierten en la mejor opción para recorrer terrenos difíciles, protegerse de situaciones extremas de frío o calor y prevenir o evitar lesiones provocadas por fuertes golpes.  

 

Tips para elegir unas buenas botas tácticas 

 

Estas botas son un accesorio esencial que garantiza la seguridad en entornos laborales y, dependiendo del ámbito o sector en el que se desarrolle la actividad, conviene escoger un tipo de calzado táctico u otro. 

 

Pero, ¿qué aspectos debes tener en cuenta para elegir las mejores? ¡Veámoslo en profundidad!

 

El uso y la finalidad de las botas tácticas

 

Antes de nada, es importante detallar el uso que se le vaya a dar al calzado táctico. Por ello, conviene analizar, entre otros, el tipo de terreno por el que se va a circular de manera habitual o bajo qué condiciones climáticas se va a desarrollar la actividad

 

En función de esto, es posible elegir unas botas que ofrezcan características y tecnologías adecuadas al desempeño profesional, adaptándose por completo a las necesidades de cada usuario y mejorando su comodidad y su eficiencia en todo tipo de circunstancias. 

 

¿Un ejemplo? En el caso de que se circule por suelos accidentados o irregulares, es prioritario que el calzado sea flexible y proteja los tobillos, que la suela amortigüe correctamente el impacto y que tenga un agarre adecuado.

Las botas tácticas garantizar una mayor seguridad en el desempeño profesional y reducen el riesgo de sufrir lesiones

Los requisitos principales que deben cumplir 

 

Ahora que ya sabes cuáles son tus necesidades, es el momento de pensar en sus propiedades y es que, en función de su utilidad, deberás decantarte por un calzado u otro. 

 

Eso sí, en líneas generales, las botas militares deben tener una serie de características comunes. 

 

Especificaciones de las botas tácticas

 

Tejidos transpirables e impermeables 

 

El calzado táctico tiene que estar fabricado con tejidos impermeables y transpirables que resistan la lluvia, pero que también expulsen al exterior la humedad y el sudor, manteniendo el pie seco en todo momento. Gracias a esto aumenta el confort de sus usuarios a la vez que permite su utilización en condiciones climatológicas adversas. Por otro lado, las botas deben ser ligeras para facilitar las labores de los profesionales. 

 

Libres de metales magnéticos

 

Estos artículos deben incorporar materiales antimagnéticos para que no existan problemas con los detectores de metal y que los profesionales puedan desempeñar sus labores con la máxima productividad y eficiencia.  

 

Protección de los tobillos

 

Una de las principales funciones de las botas militares es aportar seguridad en los trabajos de alto impacto, así como evitar o reducir posibles lesiones

 

Por eso, es importante que la caña sea flexible para permitir la movilidad, pero que, al mismo tiempo, ofrezca una buena sujeción. Igualmente, tiene que estar fabricado con materiales resistentes y duraderos, ya que esa zona es propensa al desgaste. 

 

Sistema de cordones de cierre rápido

 

El sistema de cordones debe ser de cierre rápido y, con el fin de impedir que se desaten mientras se realiza cualquier actividad, es fundamental que las botas cuenten con un bolsillo con cierre en la parte superior de la lengüeta para alojarlos. 

 

Cambrillón de termoplástico

 

Con el fin de no sobrecargar la zona, es conveniente que las botas incluyan un cambrillón de termoplástico. De esta forma, se descartan los metales, ya que son más pesados y se detectan en los arcos magnéticos. 

 

Suela antideslizante y de excelente amortiguación

 

La entresuela tiene que ofrecer una amortiguación adecuada que minimice el impacto contra el suelo, mientras que la suela debe poseer propiedades antideslizantes, para no resbalar en zonas húmedas o mojadas, y contar con un buen agarre. Además, es vital que el material sea resistente y duradero, apto para las actividades más exigentes. 

 

¿Cómo te sientan?

 

Probar las botas es un paso fundamental. De esta manera sabrás mucho mejor si te ofrecen un buen ajuste y si son confortables para utilizarlas durante tus horas laborales. 

 

Eso sí, recuerda que no debes estrenarlas en momentos de alta actividad, ya que corres el riesgo de comprometer tu seguridad. En este sentido, lo mejor es probarlas durante cortos periodos de tiempo, para que se vayan adaptando poco a poco a tus pies.  

 

¿Qué te ha parecido este post con recomendaciones para elegir las mejores botas tácticas? Esperamos que te sea de utilidad y recuerda, en Partenon tenemos diferentes opciones de calzado a tu disposición con el fin de que completes tu uniforme policial y consigas el máximo confort y seguridad en tus actividades laborales.