Las lesiones, que pueden ir desde contracturas hasta rupturas musculares, no solo se producen a la hora de practicar un deporte, ya sea de manera profesional o como aficionado, sino también haciendo cualquier tipo de trabajo. 

 

En este sentido, el tiempo de convalecencia variará en función de diversos factores (estado de salud, tipo de lesión, forma física…). Sin embargo, existen determinados consejos que puedes seguir para acelerar la recuperación tras una lesión.

 

¡Te lo contamos!

 

5 tips para acelerar la recuperación tras una lesión 

 

El hielo, un gran aliado

 

¿Sabías que el hielo reduce la circulación sanguínea y, por tanto, logra disminuir la inflamación y el dolor de una lesión? Por eso, si te lesionas, además de no mover la zona, puedes aplicar hielo durante un tiempo. Además, también tienes la opción de repetir el proceso en las siguientes 48-72 horas durante varias veces al día hasta que notes que la hinchazón va remitiendo. 

 

Eso sí, es importante que evites el contacto directo con la piel o, de lo contrario, puedes sufrir quemaduras por congelación. Para ello, lo mejor es envolverlo, por ejemplo, en una toalla. 

 

¿Otro consejo? Siempre que puedas, es aconsejable que mantengas en alto la zona dañada. Esto también ayudará a reducir la inflamación. 

 

Evita consumir antiinflamatorios 

 

Parece lógico que, tras una lesión, se tomen antiinflamatorios que ayuden a paliar el dolor, ¿verdad? Sin embargo, tienes que saber que los medicamentos AINE (aspirina, ibuprofeno…) disminuyen la inflamación y el dolor, pero interfieren en el proceso de curación ya que alteran el proceso de reparación celular.  

 

En este sentido, lo más recomendable es ponerse en manos de un especialista para que, dependiendo de tu lesión, te recete los medicamentos más beneficiosos para ti. 

 

El reposo, más que necesario

 

Mantener la zona relajada es fundamental para acelerar el proceso de recuperación tras una lesión. Por ello, después de la atención médica y siempre siguiendo las recomendaciones de tu médico, debes guardar el reposo necesario y evitar hacer esfuerzos innecesarios ya que, de lo contrario, corres el riesgo de que no se cure bien, de volver a lesionarte incluso de que se vuelva crónica. 

 

Piensa que, con el tiempo y una buena rehabilitación, podrás hacer tus actividades habituales, realizar de nuevo deporte y desempeñar tus labores diarias con normalidad.

 

Ahora bien, reposar no significa que no te puedas mover en absoluto. De hecho, es más que recomendable estar, dentro de las posibilidades, activo para sanarse más rápido. Pregunta a tu médico qué puedes y no puedes hacer y, ¡adelante!

También es fundamental mantener una buena hidratación para evitar la aparición de lesiones

 

Sigue una dieta saludable e hidrátate correctamente

 

Somos lo que comemos. Por eso, para gozar de una salud de hierro hay que seguir siempre una dieta rica y variada. De hecho, la alimentación tiene un papel destacado tras una lesión, siendo un excelente aliado en los procesos de recuperación. 

 

¿Y qué vitaminas, minerales y nutrientes no deben faltar en tus menús para curar la lesión? Zinc, presente entre otros en las lentejas, las espinacas o los guisantes, que te ayudará a cicatrizar las heridas y a reforzar el sistema inmune; vitamina B12, que encuentras en alimentos como carnes y lácteos y que renuevan el tejido muscular o la vitamina C, presente en cítricos como las mandarinas o los limones, pero también en el tomate o el brócoli y que fomenta la reparación de la piel, los ligamentos, tendones y vasos sanguíneos. 

 

Del mismo modo, también puedes consumir ácidos grasos Omega 3, habituales en pescados como el salmón, los mariscos o las nueces, que sirven para reducir el dolor y acelerar la recuperación. 

 

Además, también es aconsejable que te hidrates adecuadamente para que el organismo se mantenga en un estado óptimo. Por otro lado, esto es igualmente válido a la hora de practicar ejercicio, siendo recomendable un buen aporte hídrico antes, durante y después de hacer deporte o actividades físicas. Y es que la deshidratación puede provocar la aparición de lesiones. 

Haz ejercicios de rehabilitación

 

Por supuesto, también debes realizar ejercicios de rehabilitación que te ayuden a acelerar la recuperación tras una lesión. De esta manera, conseguirás fortalecer la zona y ganar masa muscular para volver cuanto antes a tus actividades. 

 

Y, si la lesión es grave, es una buena idea acudir a un especialista para que te ayude durante todo el proceso. 

 

Finalmente, recuerda que la prevención para evitar lesiones es fundamental y, una buena manera de conseguirlo, es seguir una dieta equilibrada, no realizar sobreesfuerzos, hacer ejercicios de estiramientos antes y después de la actividad física y llevar un vestuario adecuado. 

 

En el caso de trabajos laborales que requieren un esfuerzo físico significativo, en Partenon contamos con diversas prendas que te ayudarán a llevarlo a cabo con la máxima eficacia. 

Echa un vistazo a nuestra tienda online y recuerda, si tienes dudas, contáctanos. Nos encantará escucharte y ayudarte en todo lo que necesites.